El inkjet ha muerto; larga vida al inkjet


Ya no resulta novedoso destacar cómo las principales OEM vienen presionado el crecimiento de la tecnología inkjet dentro del ámbito de oficina. Esta fuerte tendencia fue puesta en evidencia cuando en el primer trimestre del 2014, Hewlett-Packard lanzaba su serie de productos basados en tinta y enfocados en usuarios de negocios. Esta nueva y revolucionaria línea Officejet Enterprise Color estaba dirigida a un área del mercado que tradicionalmente consumía tecnologías de imágenes basadas en láser y pretendía derrotar algunos mitos que frenaban el impulso de la tinta en este segmento, en especial lograr imprimir a la misma velocidad que una láser de costo similar, disminuir el costo por página y de mantenimiento, manteniendo una alta calidad de impresiones e incorporando una amplia gama de funcionalidades.

Epson, principal competidora de HP en el territorio inkjet, tomó el guante e hizo un audaz lanzamiento de sus dispositivos WorkForce Pro basados en un innovador sistema de bolsas de tinta reemplazables (RIPS, por Replaceable Ink Pack System), prometiendo rendimientos de hasta 75.000 páginas. Pero esta estrategia no solo pretendía derrotar las mismas barreras de HP de crecimiento del inkjet dentro de la oficina, sino además debía mostrar que Epson no era solo una marca para el segmento hogareño o de pequeñas oficinas. La japonesa comprendió la necesidad de migrar hacia el segmento corporativo para mantener su participación en el mercado, algo que parecería haberle dado resultado si analizamos los números presentados en su último balance anual.

Lea la editorial completa, click aqui.

No comments:

Post a Comment

Últimas Noticias