Decoración impresa: un mercado interesante para las imprentas

Desde el inicio de la pandemia, Fespa España ha realizado encuestas mensuales entre sus asociados para monitorizar la situación del sector y contar con información actualizada sobre sus empresas asociadas. De la de junio se extraen datos como que, tal como ha afectado la pandemia al sector, la mayor parte de las empresas de la comunicación visual (el 42%) cree que necesitará entre seis meses y un año para recuperarse de la crisis del coronavirus. 

También que el 69% de las empresas del sector cree que tendrá que despedir hasta el 25% de sus trabajadores. Y es que la situación vivida en marzo y abril ha hecho que el 37% de las compañías tengan pérdidas de entre el 25 y el 50% de sus ingresos y el 26% de entre el 50 y el 75%. Únicamente el 11% de las empresas afirma haber tenido pérdidas inferiores al 25% de sus ingresos.

Europa vive en estos momentos el avance de una segunda oleada de COVID-19. Los gobiernos están reintroduciendo las diferentes medidas de confinamiento cuya aplicación se relajó temporalmente durante el verano. Una vez más, los sectores que mayor demanda de impresión generan —ocio, comercio, eventos y reuniones— sufrirán un duro revés.

En este contexto, las imprentas están empezando a diversificar sus servicios para acceder a nuevos mercados. Si bien la señalización relacionada con el distanciamiento social, las mascarillas y los EPI son las oportunidades más obvias e inmediatas, la decoración de interiores es quizás la categoría que presente mayor potencial a medio plazo.

Cifras atractivas

El mercado de la decoración de interiores impresa experimenta un crecimiento de dos dígitos y se prevé que llegue a alcanzar los 7800 M$ en 2023. Sus aplicaciones van desde la rotulación de paredes y suelos hasta la personalización de persianas y lámparas. Entre sus clientes se cuentan propietarios de inmuebles, arquitectos, interioristas y operadores inmobiliarios de espacios residenciales, comerciales y públicos.

Las cifras vinculadas a la decoración de interiores impresa son realmente atractivas. En la actualidad, los proveedores europeos comercializan el papel pintado a un precio de entrada que ronda los 16-22 € el metro cuadrado y los 55-90 € en la gama más alta. Si nos fijamos en el segmento de lujo, podemos encontrar rollos de papel pintado de 3 × 2,8 m por más 1100 €. Aun asumiendo los crecientes gastos de gestión, los precios que se manejan aseguran un buen margen.

Por otra parte, la decoración de interiores ha demostrado una gran resistencia respecto a otras categorías desde la aparición de la COVID-19. Según describe el Financial Times, el sector del mueble en Francia se reactivó con tal fuerza tras el confinamiento que sus ventas a finales de julio ya eran un 20 % superiores a las de todo 2019. De igual modo, Reino Unido declaraba un 42 % de incremento en sus ventas de menaje del hogar en mayo.

Tecnología emergente

A pesar de la creencia generalizada, la tecnología no supone una barrera para acceder a este negocio. Los proveedores de servicios de impresión pueden reconfigurar los flujos de trabajo y los equipos de los que ya disponen para fabricar algunos objetos para la decoración de interiores. La mayor parte de las impresoras multifunción de gran formato son compatibles con una gama lo suficientemente amplia de materiales, aunque no todos cumplen con las estrictas normativas en materia de salud y seguridad del sector.

No obstante, quizás valga la pena plantearse invertir en una de las impresoras expresamente diseñadas para la decoración de interiores que han aparecido durante los últimos doce meses. Estos equipos, como la EJ-640 DECO de Roland, permiten realizar productos finales inodoros, de secado rápido, lavables y resistentes a los arañazos y el desgaste sin generar gases. En comparación con sus equivalentes de látex, que presentan un gran consumo energético, estas máquinas son más ecológicas y baratas de mantener.

Ecosistema de colaboradores

Hay imprentas que afirman estar equipadas con los conocimientos, la experiencia y los flujos de trabajo necesarios para diversificar su negocio incorporando la decoración de interiores, pero que no se atreven a dar el paso porque el sector les parece un «jardín vallado». La impresión de mascarillas y señales relacionadas con el distanciamiento social se puede llevar a cabo utilizando la cadena de suministro existente, mientras que la decoración de interiores requiere de una nueva.

En la práctica, sin embargo, este proceso no es tan complejo como puede parecer. Los dos «nodos» que pueden faltarle al proveedor de servicios de impresión medio son los diseñadores y las tiendas online. Para los diseñadores, un impresor fiable y de confianza que ofrezca precios competitivos es una pieza fundamental de su paquete general de ventas. Las tiendas online, por su parte, necesitan proveedores capaces de dar respuesta a la demanda que tanto se esfuerzan en generar. En resumen: es un campo abonado para el cierre de acuerdos.

La pandemia de la COVID-19 sigue atacándonos con fuerza, y la diversificación será fundamental para que las imprentas europeas puedan resistir el temporal. Hay opciones más sencillas sobre la mesa, es cierto, pero el ritmo de crecimiento e innovación que experimenta el sector de la decoración de interiores lo convierten en la apuesta más inteligente.

Fuente: www.industriagraficaonline.com


No comments:

Post a Comment

Últimas Noticias