Gracias a Dios por los ingenieros optimistas e innovadores

Steve Weedon

Para el optimista, el vaso está medio lleno. Para el pesimista, el vaso está medio vacío. Para el ingeniero, el vaso es dos veces más grande de lo necesario.

Gracias a Dios por los optimistas e ingenieros. Sin ellos, no hubiéramos tenido nuestra industria del aftermarket de imágenes de 40 años para mirar hacia atrás.

Es importante mirar hacia atrás de vez en cuando. Es como mirar por el espejo retrovisor cuando conduces. Es solo un vistazo, pero puedes ver de dónde vienes mientras te concentras en el lugar al que te diriges.

Hace 40 años, esta industria era un negocio incipiente y pocas personas pensaban que se volvería global y mucho menos a largo plazo. Existía el temor que los fabricantes de equipos originales de impresoras eliminaran el aftermarket, por lo que la idea era entrar, ganar algo de dinero y salir rápido. Recuerdo claramente que alguien me lo dijo en la primera reunión europea de entusiastas de la “remanufactura”.

Vea el artículo completo, click aquí.


No comments:

Post a Comment

Últimas Noticias