«Hay dos tipos de compañías: las que innovan y las que aplican esos inventos»

El presidente de Epson Ibérica, Ernest Quinglés, explica a ABC cuáles son los puntos fuertes de su compañía, que cumple 25 años en España.


Ernest Quinglés, presidente de Epson Iberica

A todas luces, no es una compañía como las demás. Y a pesar de que el gran público conoce la firma únicamente por las impresoras, los videoproyectores o los relojes de la marca Seiko, su actividad va mucho más allá. Y es que, como asegura su máximo representante en España, el ADN de Epson es la innovación, como demuestran las más de 5.000 patentes que la compañía genera cada año. Algunas de sus tecnologías, como los sensores de estabilización, los giroscopios o la geolocalización, resultan imprescindibles para cualquier marca de «smartphone» o tableta.
Es decir, todos llevamos encima alguna de esas tecnologías sin saber que fue Epson quien la inventó. Robótica, nanotecnología y mecanismos de precisión son sus apuestas de futuro. Los mundos de la impresión y la video proyección son sus dominios indiscutibles. Pero esta empresa de inventores, que acaba de cumplir sus primeros 25 años en España, ya ha desarrollado pulseras y relojes inteligentes, acaba de comercializar unas gafas de realidad aumentada y mira al desarrollo de futuros robots capaces de hacernos la vida más sencilla. Lo explica para ABC Ernest Quinglés, presidente ejecutivo de Epson Ibérica.


- ¿Cómo fue la llegada a España de Epson?
- Hace ahora 25 años que la compañía Epson decidió invertir en el mercado español. Y lo hizo comprando al importador que, desde cinco años antes, había empezado a traer los productos de Epson a nuestro país.

- ¿Cuál es la actividad principal de la compañía que dirige?
- Se nos conoce mucho por las impresoras, pero hacemos muchas otras cosas. Hasta hace dos años, nuestro fuerte eran las impresoras domésticas, pero desde entonces tenemos también soluciones para empresas. Y estamos también en el gran formato. Por ejemplo, somos número uno del mundo en impresoras para la industria textil.
«Lo que más fastidia en una impresora es tener que cambiar los cartuchos de tinta»

-¿Cómo les ha ido en España?
- Durante los primeros 20 años nuestro crecimiento fue enorme. Después, con la crisis, hemos sufrido, como todo el mundo. Y este año, que hemos cerrado el 31 de marzo, hemos conseguido volver a la senda del crecimiento. Ahora, en España, estamos los segundos en impresión doméstica, con un 30% de cuota. Lejos aún del primero, que es HP, con el 50%, pero también del tercero que es Canon, con un 15%. El principio de este año ha sido muy positivo. Sufrimos la crisis desde 2009 hasta 2013, pero en 2014 volvimos al crecimiento de doble dígito. Y lo mismo en lo que va de este 2015.

- ¿Y además de las impresoras?
- En otras divisiones, como la de video proyección, que es donde somos más potentes, somos claramente número uno, muy por delante de los siguientes. También en TPV somos los primeros de forma clara. En impresión para entornos de oficina no ocupamos en España posiciones destacadas porque hemos empezado hace muy poco. En videoproyección estamos centrados en tres entornos. El doméstico, con Home Cinema, que son productos de rango medio alto. Luego está la división de videoproyectores para grandes instalaciones. Y por último video proyección para entornos de oficina.

-Hasta no hace mucho se hablaba de la oficina sin papeles, pero parece que cada vez se imprime más…
- Sí, Internet ha hecho que se imprima más.

- ¿Qué tiene que tener hoy una impresora?
- Hay dos grandes tecnologías, laser e inyección de tinta. Nuestra apuesta rotunda es por la tinta. La proporción de impresoras basadas en tecnología de tinta frente al laser es de 80 20. Y sigue creciendo. La tecnología láser, más cara, está estancada.

-¿Por qué es más cara?
- Por muchos motivos. Primero, la tinta usa una emulsión de agua y pigmentos que es biodegradable. Por lo tanto, no hace falta reciclaje. Segundo, en la impresión de tinta hay un pequeño impulso eléctrico, que es el que mide cuál es la cantidad precisa de tinta que se deja caer sobre el papel. Después la impresión se produce por absorción en las diversas superficies en las que imprimimos (maderas, cerámicas, metales…). Y se necesita muy poco consumo eléctrico para imprimir. Sin embargo, en la impresión laser el tóner es tóxico, no es biodegradable, la impresión se produce por la fijación del tóner sobre la superficie a imprimir y eso necesita mucho calor, y por lo tanto mucha energía eléctrica. La proporción de consumo está en dos a ocho. Es decir, si para una impresión de tinta necesitas unos 20 watios, que es lo que genera la dinamo de una bicicleta, para imprimir con láser necesitas unos 500 watios. Es mucha diferencia. Hay proyectos que hemos ganado solo en base a eso. En un proyecto que desarrollamos en una comunidad autónoma solo en ahorro eléctrico conseguimos rebajar los costes en más de un millón de euros al año.

-¿Qué hay de la conectividad?
- Es algo que hoy tienen todas las impresoras, sea cual sea su tecnología… También tenemos una impresora de impresión continua, la Ecotank, una impresora en la que no hace falta sustituir el consumible.

-¿Y cómo se consigue eso?
- Sabemos que lo que más fastidia en una impresora es tener que andar cambiando los cartuchos de tinta, que además son carísimos. Por eso hemos lanzado una impresora para gran consumo y que lleva incluida la tinta suficiente como para imprimir 4.500 páginas en negro o 6.500 en color. Y esto, para la mayoría de usuarios, es más de la vida útil de la impresora.

- Será una impresora carísima…
- No, solo un poco más que las impresoras normales, pero con la ventaja de que nunca tienes que cambiar consumibles. El mismo concepto lo hemos lanzado en impresoras de oficina. Tenemos modelos que pueden imprimir en A3 hasta 75.000 páginas en negro sin cambiar la tinta. Lo que es la mitad de la vida de la impresora, aunque a esa cifra, 150.000 páginas, sólo llegan entre el 15 y el 20 por ciento de los equipos instalados. El resto están sobre las 75.000. Si por lo que sea agotas igualmente el depósito de tinta, tienes la opción de rellenarlo de nuevo con unas bolsas de tinta.

-¿Alguien más dispone de este tipo de impresora?
- No. A día de hoy somos los únicos que tenemos este tipo de solución, aunque nos consta que hay otras empresas estudiando soluciones parecidas.

- Cuál es la vida media de una impresora doméstica?
- Puede durar hasta las 15.000 impresiones, pero lo habitual es que nadie supere las 3.000 o 4.000 impresiones.

-Epson acaba de comercializar también unas gafas de realizad aumentada, las Moverio Pro BT-2000… Cómo encaja eso con el resto de sus productos?
- Nosotros somos una compañía pura de innovación. Somos inventores. Invertimos cada año unos ochocientos millones de euros en I+D. Y cada año generamos 5.000 nuevas patentes. Tenemos una bolsa de patentes de más de 50.000. Esas patentes giran entorno a tres grandes tecnologías: la de impresión, que se llama micropiezo; la segunda tecnología es la de videoproyección: y la tercera es un conjunto de tecnologías que giran entorno a los mecanismos de precisión. Nosotros somos relojeros, somos Seiko. Y Seiko está reconocida en todo el mundo por ser la marca que fabrica los relojes de cuarzo más precisos. A partir de ahí se han generado una serie de productos, de medidores y de tecnologías de precisión. Alrededor de esa tecnología madre han nacido varias cosas: los estabilizadores de imagen, que te permiten hacer mejores fotos en cualquier tablet o smartphone; los giroscopios, que te permiten voltear los dispositivos sin que pierdan la orientación, la geolocalización, los acelerómetros... Estos paquetes son nuestros y los utilizan todas las marcas, Apple, Samsung, etc. Y las gafas son un compendio de todas estas tecnologías. Llevan una cámara, un GPS, llevan estabilizadores…

- ¿Y a quién van dirigidas esas gafas?
- Tienen dos grandes ámbitos de aplicación. Uno es el consumo. A diferencia de las Google Glass, estamos hablando de gafas translúcidas y binoculares. El hecho de la binocularidad permite formar imágenes en 3D, cosa que con otras gafas no puedes hacer. Y eso abre todo un mundo de posibilidades para juegos y películas. Pero ese no es su destino principal. Su destino principal es profesional. El mundo de la logística, de los servicios post venta… Ahí es donde la realidad aumentada puede marcar la diferencia. Hablo de realidad aumentada, no de realidad virtual.

-Parece un poco fuera de lugar que Epson desarrolle y venda un producto así…
- Eso es porque somos inventores. En el mundo hay dos tipos de compañías. Las que innovan y las que aplican esos inventos. Jobs no inventó nada, pero unió muy bien los puntos de lo que ya existía. Epson lanzó el primer portátil. Nosotros formamos parte del mundo de los que inventan, de los que crean. Nuestra estrategia es inventar, fabricar esos puntos que después se pueden unir en productos novedosos. Para eso necesitamos a nuestros partners, para completar nuestros productos. Nuestros campos son la impresión, la video proyección y los mecanismos de precisión. Y dentro de estos últimos, nuestros futuros pasos irán orientados a dos ámbitos: robótica, que tenemos una división; y nanotecnología, que combinamos con robótica. Tenemos el record de haber fabricado el robot más pequeño del mundo.

- Epson vende también «wearables»…
- Sí, tenemos la gama Pulsense, relojes y smartbands, que son de alta precisión y además de tinta digital, por lo que las baterías duran mucho mñas que en cualquier otro producto similar. Y seguimos desarrollando. Epson inventa, desarrolla tecnologías y luego las aplica. Ese es nuestro máximo valor. Todos los productos que tenemos en el mercado llevan tecnología propia, desarrollada por nuestros ingenieros. Y eso es una gran ventaja, porque no tenemos que pagar derechos a nadie.





No comments:

Post a Comment

Últimas Noticias