¿Afectará al Aftermarket la nueva ley de derechos de autor en México?

Por Gustavo Molinatti

La aprobación de las reformas a la Ley Federal de Derechos de Autor a principios de julio, planteó numerosas críticas sobre las implicaciones que tendrían estos cambios sobre cómo utilizan las personas sus aparatos tecnológicos. ¿Afectará al Aftermarket mexicano su aplicación?


Con mucha propaganda quedó aprobado el nuevo tratado de comercio entre México, Canadá y Estados Unidos de Norteamérica, llamado “T-MEC”. Este acuerdo reemplaza al Tratado de Libre Comercio de América del Norte o TLCAN (North American Free Trade Agreement, NAFTA) e impacta muchas áreas, incluyendo las prácticas laborales, las protecciones ambientales y el comercio digital. Sin embargo, su amplio alcance, son de interés particular las diversas modificaciones que se hacen en materia de derechos de propiedad intelectual (DPI).

Si bien la ley está aún en su proceso final de aprobación, existen posiciones encontradas y críticas en cuanto a las implicancias que tendrían estos cambios sobre cómo utilizan las personas sus aparatos tecnológicos. Varios observadores aseguran que, bajo la nueva legislación, las personas no autorizadas no podrían manipular un artículo tecnológico, como ser una impresora, un smartphone o una computadora. Es decir, sería ilegal reparar un artículo tecnológico.

Fernando Thompson de la Rosa, Director General de TI en la UDLAP, advirtió que dentro del documento hay “un elemento que implicará una reforma de ley que lastimará gravemente a México, tanto a nivel individual como a nivel empresarial”. Según de la Rosa, “ahora habrá infracciones administrativas e incluso penales, para quien rompa o eluda las mal llamadas medidas tecnológicas de protección”. Se menciona en especial al cambio en el artículo 13 de la Ley Federal del Derecho de Autor, que le otorga al creador ciertos privilegios exclusivos de carácter personal y patrimonial, protegiéndolo del uso ilegal de su obra. Para muchos esto podría de ahora en adelante prohibir la reparación de dispositivos electrónicos.

Las medidas tecnológicas de protección o “candados digitales” son aquellas que limitan lo que es permitido hacer con los aparatos y bienes digitales que se adquieren, para evitar infracciones a derechos de autor. “Aquellos que reparen sus aparatos para alargar su tiempo de vida de uso y así evitar la contaminación ambiental, o aquellos que no cuenten con recursos para enviarlos a reparar forzosamente con un proveedor específico y no con técnicos que se ganan la vida arreglando equipos, ahora podrían no sólo quedarse sin ingresos sino ir a prisión”, asegura de la Rosa. “En el T-MEC, eludir un candado digital para inspeccionar, reparar, dar mantenimiento o modificar un aparato, vehículo o dispositivo tecnológico, puede traer como consecuencia multas de 1.7 millones de pesos y hasta 10 años de prisión”.

El sitio Sispe.com por su lado, advierte que el T-MEC podría ser el fin de las Plazas de la Tecnología. “Ante estas nuevas disposiciones legales, las Plazas de la Tecnología ya no podrán vender piezas genéricas, y aunque tienen la opción de ampararse contra estas medidas, difícilmente la Suprema Corte de Justicia de la Nación avalaría dejar sin efecto la renovada ley. La ley impide a que pequeños negocios o personal freelance reparen computadoras y otros equipos. Por ejemplo: la reparación de una computadora ya no podría hacerse con un técnico independiente o incluso un estudiante, sino únicamente a través del fabricante del aparato ya que, de lo contrario, se romperían las “medidas tecnológicas de protección”.

Verónica Camacho Santillán, presidente del Colegio de Profesionistas en Sistemas de Información del Estado de Jalisco (COPSIJAL) asegura que existe la posibilidad de que se generen candados digitales, coartando las posibilidades a los usuarios de escoger libremente el uso, modificación o la reparación que se le da al hardware y software de su propiedad. "Resulta que, cuando nosotros adquirimos un equipo de cómputo, un celular, o un dispositivo, adquirimos la licencia de uso y no tanto de modificación; entonces, ahora si se me descompone mi 'HP' o mi 'Dell', tengo que buscar un distribuidor autorizado para que la arregle, aunque yo sea una ingeniera y pueda arreglarla, porque estaría violando los derechos de autor".

Sin embargo, existen opiniones contrarias. Mariza de la Mora, consultora de servicios jurídicos de ClarkeModet México descarta esta ilegalidad con la nueva ley de derechos de autor. “Ninguna disposición de la reforma dice que la reparación de aparatos tecnológicos está prohibida, si lo hace uno mismo o alguien más”, explicó.

El Aftermarket mexicano en alerta
El aftermarket mexicano ya está tomando nota de las incertidumbres que genera esta reforma. Eloy Ríos de Cadtoner comentó en la reciente entrevista del ciclo G News (que pueden ver completa aquí), que “hay un concepto interesante, que es el del candado digital que suponemos se refiere a los chips. Hemos estado en pláticas con abogados mexicanos y extranjeros para tratar de comprender este candado digital, si es sobre el contenido o sobre la puerta de entrada hacia el contenido”. Según Eloy, el aftermarket no viola un chip, sino que lo sustituye. “Al sustituir un chip y tener acceso a cierta información, ¿qué tanto estoy violando un tema legal? No estoy extrayendo ni modificando información protegida como un hacker, sino que estoy haciendo una comunicación”. En otras palabras, la incertidumbre es si se infringe una ley de derechos de autor al establecer esa comunicación.

Por otro lado, Eloy destaca la Doctrina de la Primera Venta, la cual establece que “si una obra protegida por un derecho de propiedad intelectual, se comercializa con el consentimiento del titular de ese derecho, éste ya no podrá oponerse a la distribución de la obra, puesto que esta prerrogativa se agota después de la primera venta de la misma”. En otras palabras, afirma que los derechos exclusivos se agotan después de la primera venta que se haga con autorización del autor. “Existe el derecho entonces a reparar ese producto”, agrega Eloy, “y el fabricante al recibir una retribución económica está cediendo los derechos que tuviera sobre ese producto”.

En breve la reforma a la Ley de Derechos de Autor quedará aprobada y en vigencia. El aftermarket mexicano, sean remanufacturadores, distribuidores de insumos y NBC, vendedores de impresoras remanufacturadas, partes y muchos otros ligados a la industria, deberán unirse y evaluar con seriedad las implicancias en el sector.

No comments:

Post a Comment

Últimas Noticias