Cómo la prohibición de residuos plásticos de la Unión Europea podría convertir a los Estados Unidos en un destino de reciclaje de próxima generación

Las tecnologías de reciclaje de plástico de próxima generación podrían dar nueva vida a la industria petroquímica de los Estados Unidos y no un momento demasiado cercano. El mercado mundial del reciclaje se ha agrietado bajo la presión de los residuos plásticos y las normas de exportación se están endureciendo. En el último desarrollo, la Unión Europea anunció una nueva prohibición de exportación a fines del mes pasado, una que podría tener un impacto en los mercados estadounidenses.


El mercado mundial de reciclaje de plástico simplemente no está a la altura

China desencadenó una crisis en el mercado mundial de reciclaje en 2018 cuando prohibió ciertos tipos de importaciones de desechos. La medida expuso flagrantes deficiencias en el enfoque tradicional del reciclaje.

En el reciclaje convencional, la responsabilidad recae en los mercados globales para impulsar la demanda de productos hechos con plástico reciclado. Eso ha tenido éxito hasta cierto punto, pero claramente no es una solución permanente para los desechos plásticos.

En los Estados Unidos, las tasas de reciclaje de plástico son generalmente bajas para empezar, y hay evidencia creciente de que enviar desechos al extranjero simplemente traslada la carga de las economías desarrolladas a otras que están mal equipadas para manejar montañas de desechos. El resultado es que los desechos aparentemente destinados al reciclaje se manejan mal, terminan en vertederos o incineradores, o se arrojan ilegalmente.


Un cambio radical para los residuos plásticos

La prohibición de China desató una ola de actividad en torno al tema de los desechos plásticos por parte de otras naciones y organizaciones internacionales.

Aunque las Naciones Unidas estiman que solo el 2 por ciento de los desechos plásticos se exporta, el efecto dominó fue significativo. Sin el beneficio de la infraestructura de reciclaje más sofisticada de China, el flujo de desechos ha llegado a países que no necesariamente están equipados para manejarlos.

Los principales mercados nuevos han incluido Tailandia, Malasia, Vietnam, India, Turquía y varios miembros de la Organización internacional para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), incluidos los Estados Unidos, Corea, Canadá y miembros de la UE.

Un acontecimiento significativo ocurrió en noviembre cuando la OCDE anunció un acuerdo sobre nuevas reglas para exportar ciertos tipos de desechos plásticos. El nuevo acuerdo solo cubre la categoría de desechos plásticos peligrosos destinados al reciclaje, como una actualización del Convenio de Basilea de 1989 que cubre el envío de desechos peligrosos. Sin embargo, es un paso en la dirección correcta.

Según las normas actualizadas, los 37 países miembros de la OCDE que exportan residuos plásticos peligrosos para su reciclaje ahora deben recibir el consentimiento previo del país de destino.

El cronograma de la OCDE también exige que los miembros revisen las reglas para los desechos plásticos no peligrosos en 2024. Mientras tanto, las organizaciones que luchan contra este aumento de desechos pueden esperar un mayor acceso a la información de los miembros de la OCDE.

Como parte del nuevo acuerdo, los miembros se han comprometido a publicar listas de sus regulaciones para la exportación de residuos plásticos no peligrosos. Eso incluye desechos de polímeros de fuente única o "puros" donde se dejan pocos o ningún subproducto para su eliminación, así como desechos plásticos mixtos que son más difíciles de procesar.


Los miembros de la UE adoptan una postura sobre los residuos plásticos

Otro paso significativo ocurrió el 22 de diciembre cuando la Comisión Europea anunció nuevas regulaciones para la importación y exportación de desechos plásticos.

Las nuevas regulaciones de exportación de la UE tienen un ángulo de justicia ambiental en el sentido de que ayudarán a prevenir la exportación indiscriminada de desechos plásticos sin clasificar a países que pueden no estar equipados para reciclarlos.

Bajo las nuevas reglas, los países de la UE ya no exportarán muchos tipos de desechos plásticos a países que no pertenecen a la OCDE. El único residuo permitido es el “plástico limpio” destinado al reciclaje. La Comisión también anunció regulaciones más estrictas para la exportación de desechos plásticos a miembros de la OCDE fuera de la UE y para la importación de desechos a la UE.

En un comunicado anunciando las nuevas reglas, Virginijus Sinkevičius, comisionado de la UE para el medio ambiente, océanos y pesca, defendió con fuerza la regulación del mercado mundial de plásticos.

“Estas nuevas normas envían un mensaje claro de que en la UE nos estamos responsabilizando de los residuos que generamos. La exportación de residuos plásticos solo se permitirá bajo condiciones muy estrictas”, explicó. “La exportación de residuos plásticos sin clasificar a países no pertenecientes a la OCDE estará totalmente prohibida. Este es un hito importante en la lucha contra la contaminación plástica, la transición a una economía circular y el logro de los objetivos del Pacto Verde Europeo".


Mientras tanto, en los Estados Unidos

Es casi seguro que el efecto dominó de las nuevas regulaciones de la UE afectará los mercados de reciclaje en los Estados Unidos.

La chatarra de plástico exportada desde los Estados Unidos se redujo drásticamente después de la prohibición de China, y la crisis del COVID-19 ha impuesto nuevas cargas a estos flujos de desechos. A nivel nacional, Estados Unidos ya hace una contribución excesiva a la contaminación plástica a lo largo de sus costas. El riesgo de reventar por las costuras será mayor sin un mercado de exportación confiable, a menos que los recicladores nacionales redoblen sus esfuerzos.

El reciclaje no es claramente la única solución a los residuos plásticos a largo plazo, pero hasta que la economía global se desplastifique, puede dejar una huella más fuerte en el problema de la contaminación plástica.

Las nuevas formas de reciclaje de próxima generación podrían ayudar a marcar la diferencia. Entre las soluciones que surgirán se encuentran tecnologías de base biológica, microbianas y de nivel molecular que descomponen el plástico en componentes químicos, en lugar de simplemente triturarlo o derretirlo. Otro enfoque emergente implica la pulverización de desechos plásticos para producir gas hidrógeno y nanotubos de carbono.

El objetivo es desarrollar flujos de reciclaje más eficientes y, al mismo tiempo, producir un material de alto rendimiento que sea igual, si no mejor, que el plástico virgen.

Todo esto podría funcionar en beneficio de las partes interesadas de la industria petroquímica en los Estados Unidos si así lo desearan, podrían convertir su conocimiento, infraestructura y cadenas de suministro en tecnología de reciclaje de próxima generación en lugar de depender del gas natural crudo y el petróleo como materia prima.

Aunque Estados Unidos está más estrechamente asociado con las exportaciones de desechos plásticos, en realidad importa una cantidad significativa de plástico. Con las nuevas tecnologías en la mano, la industria petroquímica nacional podría construir sobre esa base para aumentar el papel de los Estados Unidos en el mercado global de reciclaje de plástico, dando al país un papel de liderazgo en el mercado global.

Será mejor que actúen rápido. Con pandemia de COVID-19 o no, el mercado a largo plazo del plástico virgen ya muestra signos de debilitamiento a medida que se intensifica el movimiento por la reducción de envases entre los principales fabricantes de bienes de consumo. El movimiento sin envases también está cobrando fuerza, y la próxima generación de plásticos de origen biológico ofrece otro desafío para la cadena de suministro de petróleo y gas.

Fuente: https://www.rtmworld.com/news/how-the-eu-plastic-waste-ban-could-turn-the-u-s-into-a-next-generation-recycling-destination/


No comments:

Post a Comment

Últimas Noticias